PERROS CON SOBREPESO ¿QUE HACER EN ESTOS CASOS?

El sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación excesiva de grasa en el cuerpo. Es un problema médico importante con graves implicaciones para la salud. Por desgracia, los perros con sobrepeso tienen una vida más corta y menos feliz. De hecho hay una gran cantidad de afecciones y complicaciones que pueden asociarse a la obesidad.

Existe un mayor riesgo de padecer enfermedades graves y agrava las preexistentes (articulares, cardíacas). Pueden aparecer enfermedades como artrosis, cardiovasculares y respiratorias, diabetes, infecciones, en especial cutáneas, y posiblemente cáncer.

Por lo tanto, mantener a tu perro delgado y en forma es esencial para que mantenga un óptimo estado de salud. En el animal de compañía el aumento de peso se debe a un desequilibrio entre la ingesta y el consumo de calorías unido a una cantidad insuficiente de ejercicio.

Un diagnóstico simple de la obesidad canina puede consistir en un simple cálculo del porcentaje sobre el peso ideal. La obesidad se define como: exceder el peso ideal en un 20% o más. Se considera que un perro tiene sobrepeso, si supera entre un 5% y un 20% su peso ideal.

El tratamiento principal consiste en el control de la dieta y el ejercicio.

En los programas basados en la dieta no se recomienda utilizar un alimento normal como el que come siempre y restringir simplemente la cantidad, porque la mayoría de estas raciones están equilibrados con respecto al contenido energético de la ración y, si este último se restringe, ello podría provocar un estado de malnutrición y otras enfermedades. En lugar de esto se recomienda utilizar una dieta formulada a propósito para perder peso. Hoy en el mercado existen alimentos LIGHT para su uso como método principal de restricción de energía calórica. Los productos light tienen un menor contenido en materia grasa que los alimentos estándar para perros, pero están enriquecidos con nutrientes esenciales para satisfacer las necesidades de tu perro aunque se reduzca su ración. Pero esto no es suficiente, debe asegurarse de que su perro dé un par de buenos paseos cada día. Esto ayudará a mantener su metabolismo en forma y a reducir el apetito.

Las sobras de tu comida y las golosinas suelen tener un alto contenido calórico, por lo que debes suspenderlas y asegurarte de que el resto de la familia también lo haga. ¡Aunque sean una muestra de afecto, sigue siendo trampa!

No te apresures, ten paciencia. La pérdida de peso de tu perro debe ser gradual (de varios meses hasta un año, dependiendo del peso que tenga que perder).

TAGS:

Noticias Relacionadas