CAMBIAR EL ALIMENTO DEL PERRO PASO POR PASO.

Aunque no creamos, para el perro comer durante meses y meses el mismo tipo de ración ocasiona que se cansen o que no lo coman con el mismo gusto que al principio. Imaginemos por un momento que nosotros también comemos lo mismo durante meses.

Hacer un cambio de alimento cada cuatro o cinco meses, es una práctica muy saludable y recomendable para evitar que se cansen de la ración y para ofrecerles la diversidad en los ingredientes que lo componen. Se puede elegir entre otros alimentos de la misma marca o variar entre diferentes marcas pero nunca bajar la calidad del alimento para poder aprovechar los beneficios del cambio. 

Existen otros motivos para cambiar el alimento y es cuando observamos alguno de estos factores como el pelaje  opaco y la pérdida excesiva de pelo, la materia fecal tiene mal olor o es de mucha cantidad, sarro en los dientes o algún problema en la piel. En estos casos es importante escoger un alimento adecuado para nuestra mascota. Debe contener la cantidad y calidad necesaria de proteínas, minerales, vitaminas y grasas.

La forma más fácil de hacerlo es progresivamente durante 7 días. Acá te explicamos paso por paso:

Día 1-2: La cantidad diaria total de la comida de nuestro perro será un 75% de su antiguo alimento y un 25% del nuevo.

Día  3-4: La cantidad diaria total de la comida de nuestro perro será de un 50% del antiguo y un 50% del nuevo, es decir mitad y mitad.

Día  5-6: La cantidad diaria total de la comida de nuestro perro será de un 25% de su antigua ración y un 75% de la nueva.

Día 7: El cambio se completo. Se debe administrar el 100% del alimento nuevo.

Aunque la idea de cambiar gradualmente es simple, no siempre es sencilla. Algunos perros se toman el minucioso trabajo de separar los dos alimentos y terminan comiendo solamente el alimento al que están acostumbrados. Pero te dejamos algunos TIPS para estos amigos ¨dificiles¨:

No dejes el recipiente de comida por mucho tiempo. Prueba a poner la comida en un momento del día determinado (por ejemplo cuando tu vas a almorzar o cenar) y retírala pasada una hora.

Asegúrate de mezclar muy bien los dos tipos de comida. No pongas un alimento en un lado del recipiente y el otro en otro lado. Así tu perro tendrá más dificultad para separarlas.

Otra forma es mezclar los dos alimentos secos (viejo y nuevo) con algún alimento húmedo que puede ser cualquier sobrecito de alimento húmedo para perro. De esta manera, nuestro amigo encontrara más sabroso el alimento y le será casi imposible separarlo.

Noticias Relacionadas