CONSEJOS PARA BAÑAR A TU PERRO EN CASA

Bañar a tu amigo puede ser una tarea muy divertida pero hay que tener en cuenta ciertos factores para no perjudicar a nuestro peludito. Frecuencia de baño: La frecuencia máxima debe ser una vez al mes. Un exceso de baños hace que su piel se vuelva vulnerable y no esté suficientemente protegido ante problemas dérmicos provocando irritaciones, picazon y descamaciones por culpa de la sequedad que le provocan los shampoos. Otra alternativa para los perros que necesitan una mayor frecuencia, como los que viven en ciudades, sería un baño seco cada 2 semanas. Hay momentos que el veterinario indica baños seguidos pero son debidos a ciertas patologías que pueden presentarse. Shampoo adecuado: En el mercado existen diversos shampoos, ya sea estéticos o para tratar patologías que indica el veterinario como son pulgas, garrapatas o otras enfermedades. Si el baño que tú le vas a realizar es para sacar olor o suciedades se debería bañar con un shampoo estético y no con productos para pulgas o garrapatas. Los productos de humanos son más ácidos y pueden dañar la piel, muchos shampoos de perros son con pH neutro. En los cachorros se debería utilizar un producto específico para esa etapa para evitar dañar la piel sensible. Temperatura del agua correcta: Utiliza agua templada, entre 38 y 39° C. Empieza mojando desde las patas hasta llegar por ultimo a la cabeza. Secar y cepillar: Usa una toalla o un secador no muy ruidoso, a los perros les molesta el ruido y los deja nerviosos. El cepillado se realiza con cepillo para perros para no lastimar la piel. Este tipo de cepillos se lo puede usar frecuentemente y eso ayudara a mantener un pelo más brilloso.

Noticias Relacionadas